miércoles, 2 de abril de 2008

Mirando al mar me veo

Mirando al mar me veo y mis orígenes,
Del campo llano, manto de tierra y cielo y
Canto al Agua surgen. Amarga de alegre llanto,
Las palabras en mi Raices que Vuelan de yeso y arena,
De color, de ilusión, de corrales y eras.
La casilla, el monte, los ríos, las tapias de adobe,
Pintando lápices de sueños en tablas y puertas.
El Arrabal, a Hermano Antonio,
De Baja del Castillo, Sacadores, al Caño...
En la casa de Segura nací. Al sol de la acera
Delantales y piñones, y la redonda piedra.
La Silla Verde, un verano más del bote,
A la pila, jabón y arena.
En la Casa la Cruz, que a gatas bajé, dicen,
La escalera de madera.
Malatos, en cuesta, pajar y bodega,
Al Cuarenta, ahora, dos menos,
Aparejo que la maestra mano de mi padre puso,
Al mural de azules y cal de amapolas,
Que al comienzo de estas Olas,
Puso al alma en mano y manta, de tripa y vena.