martes, 14 de septiembre de 2010

El pincel azul


En el Mar de Gata perdí un pincel. Fue una mañana de agosto en la Playa de los Muertos. El aire limpio olía a mar y azahar. Sobre las piedras volteaban unas blancas sobre otras, como un canto sin cesar. El agua fina azuleaba cristalina. Algunos pececitos, casi transparentes, con el mismo vaivén de las olas, libres en su mar me rodean, alegra saludo que aletean. Con este aire, en este mar que esculpe la tierra, descalzo caminar en un tapiz colorido, desgranado con el tiempo, al ver de nuevo estos orígenes me dispongo a pintar. Me acerco hasta la orilla a por agua y el mar entrega a cambio de un pincel azul de acuarela. El Mar Azul es Vela.