martes, 7 de octubre de 2008

La monda de naranja

Abre un día hoy con cielo apocalíptico de naranjas rojos, que se torna conforme el sol avanza, en grises pálidos. Surge de pronto, sutil y comedida la lluvia, cubriendo con un manto brillante los tejados. Al fin y al cabo estamos en otoño. Tiempo para tanto tiempo. Tiempo de encender la estufa. Recuerdos se me vienen, ver poniendo a mi abuela una monda de naranja en la chapa de carbón, para perfumar con su esencia el hogar. Sirva este perfume natural, como bienvenida a la lluvia otoñal de este Octubre que no hacho si no comenzar...

1 comentario:

Raquel dijo...

Me gusta. Parece que huele de repente a naranja.
Un saludo.